jueves, 29 de septiembre de 2011

Mermeladas

Hablando con Lourdes sobre como hacer mermeladas le dije que yo había hecho un par este año y que la verdad es bastante fácil.  Tengo pendiente para cuando tenga un ratito y sobre todo compre la fruta, hacer mermelada y publicar la receta y fotos en el blog.

Mientras tanto voy a explicar aquí más o menos el proceso.

Lo primero es pesar la fruta que se vaya a poner para ver la cantidad de azúcar que se va a echar.  Según muchas recetas que he leído lo normal sería poner el mismo peso de fruta que de azúcar.  A mí como no me gusta mucho abusar del azúcar (aunque no parezca por algunas de las recetas que ya he subido al blog) dependiendo de lo dulce o ácida que sea la fruta le pongo más o menos azúcar pero sin pasar de la mitad del peso de la fruta, por ejemplo, para un kilo de fruta a lo mejor pongo 500 gr. de azúcar.

Ponemos la fruta y el azúcar en un cazo y lo ponemos a fuego suave al principio para que no se queme y se vaya haciendo poco a poco.  Si es el caso de Lourdes que me ha dicho que tiene membrillo en casa, yo echaría un trozo con la fruta y el azúcar y antes de triturar lo sacaría y ya está.  El membrillo tiene mucha pecticina que es lo que da la textura de la mermelada.  Si no tenemos membrillo, la manzana o el limón tienen también.  Así que un poco de zumo de limón, la piel del limón, o un trozo de manzana con piel podeis añadir al cazo donde estén cociendo la fruta y el azúcar.

Yo cuando pongo el cazo para la mermelada pongo también la olla más grande que tengo con agua a hervir y un trapo en el fondo y dentro pongo los tarros de cristal y las tapas que vaya a utilizar para esterilizarlos.  Este proceso necesita una media hora que es más o menos lo que nos puede tardar en hacerse la mermelada.

Una vez que veais más o menos que os gusta la consistencia (teneis que recordar que en cuanto se enfríe un poco la mermelada quedará todavía más espesa que en caliente)  entonces y antes de rellenar los tarros, podeis triturar la mermelada si no quereis encontrar trocitos. 

Después sólo quedaría rellenar los tarros casi hasta el borde, cerrarlos con sus tapaderas correspondientes y dadle la vuelta para que esté unas 24 horas así y hagan vacío y así os duren más en la despensa. 

De momento he hecho pocas mermeladas pero merece la pena porque no es muy complicado y no tienen nada que ver con las del super.  En primaver hice de fresa, en verano he hecho de melocotón y de frambuesas y moras (congeladas) he hecho también un par de veces. Lo más complicado ha sido siempre buscar los tarros porque en casa no tenía. 



Esta es de fresa.


Esta es de frambuesas.  Lo que más me gusta de la foto es que tanto el pan como la mermelada están hechos en casa.


Esta es la mermelada de este verano:  de melocotón.  Quería haber hecho más porque salió buenísima pero al final se me ha pasado la temporada de los melocotones.

He aprendido mucho sobre mermeladas (y sobre un montón de cosas más) de los foreros del Foro del Pan  que son los que me han ayudado mucho con las consultas sobre pecticina y sobre la cantidad de azúcar que poner, desde aquí:  muchas gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario